Menú
Biden traza los grandes cambios económicos en sus 100 primeros días

Cabe esperar subidas de impuestos para financiar la mejora de las infraestructuras y la innovación

En su primer discurso ante el Congreso, el presidente de EE.UU., Joe Biden, manifestó sin miramientos que sus primeros 100 días de mandato han sido un anticipo de lo que vendrá después en su agenda: una inversión significativa que marcará un nuevo paradigma en las infraestructuras y redes de protección social de Estados Unidos, que se sumará al paquete de ayudas de 1,9 billones de dólares aprobado a principios de este año.

De aprobarse, los gastos masivos y las subidas de impuestos necesarias para financiar esos planes podrían tener un impacto significativo tanto en los mercados como en la economía de Estados Unidos. En nuestra opinión, tecnología, sanitad, industrial y servicios públicos serán, probablemente, los sectores más afectados por las posibles medidas legislativas.

… tecnología, sanitad, industrial y servicios públicos serán, probablemente, los sectores más afectados por las posibles medidas legislativas

Building Back Better (reconstruyendo mejor)

La plataforma de Biden para reconstruir la economía “Build Back Better” comprende dos paquetes: el “American Jobs Plan” (AJP – plan de empleo americano), centrado en invertir en infraestructuras y fomentar la innovación en industrias críticas, y el “American Families Plan” (AFP – plan de familias americanas), que busca mejorar el acceso a la educación al mismo tiempo que amplía y prorroga los créditos fiscales para los hogares de renta baja y con hijos. Estas últimas propuestas pretenden acelerar la reinserción en el mercado laboral de los trabajadores con menores dependientes a su cargo y podrían impulsar el gasto de los consumidores.

Prevemos que estas disposiciones de gastos e ingresos reciban el visto bueno del Congreso antes de fin de final de año a través del denominado procedimiento de conciliación presupuestaria, que solo requiere una mayoría simple en el Senado. Dada la probable moderación de algunas propuestas de gasto y tipos impositivos, es posible que se aprueben partidas de gasto de cualquier importe entre los 2,5 y los 4 billones de dólares y subidas de impuestos de entre 1 y 2 billones de dólares.

Prioridades en el gasto

Es probable que los inversores se centren en la evolución del plan de empleo americano, que prevé un aumento del gasto público de entre 2,25 y 2,5 billones de dólares. Entre los aspectos más destacados figura una dotación de 621.000 millones de dólares para infraestructura y tecnología de energía limpia, dirigido a vehículos eléctricos, modernización y ampliación de la red eléctrica y mejoras estructurales y ambientales en edificios. Este total también incluye financiación para despliegue de las redes inalámbricas 5G y conectividad de banda ancha, así como inversiones en infraestructuras tradicionales, como carreteras y puentes. Estos últimos gastos se incrementarían con una partida de 500.000 millones de USD para autopistas, que debería refrendarse a finales de este año.

El AJP destinaría unos 880.000 millones de dólares a “tecnologías críticas”, como fabricación de semiconductores, desarrollo de vacunas y a otros sectores donde las capacidades nacionales se consideran estratégicamente importantes para la competitividad y seguridad de Estados Unidos. Los desembolsos incluirían un gasto sustancial en contrataciones federales centradas en innovación, así como en investigación y desarrollo, con énfasis en energías limpias para la industria estadounidense. El plan también amplía y/o prorroga los créditos fiscales relacionados con tecnologías avanzadas, fabricación y repatriación de las cadenas de suministro.

Muchas de estas iniciativas de gasto parecen tener suficiente respaldo dentro del Partido Demócrata, aunque el Congreso aún tiene que identificar los mecanismos de financiación y los detalles de ejecución de estas prioridades de gasto público. Entre los posibles beneficiarios de esas medidas podrían figurar las utilities, empresas de la cadena de suministro de vehículos eléctricos, vendedores de equipos de fabricación de semiconductores y firmas industriales cuyos productos promueven la eficiencia y la transición hacia energías limpias no contaminantes.

La búsqueda de recursos presupuestarios para sufragar parte de estas propuestas de ley

Las partidas de gasto del AJP y del AFP se financiarían, en parte, con subidas de los impuestos que gravan la renta de las personas físicas y los beneficios empresariales. Con todo, cabe esperar que el paquete final entrañe un gasto deficitario superior al propuesto por la administración Biden.

Las propuestas fiscales destinadas a financiar el AJP incluyen un aumento del tipo impositivo general del impuesto de sociedades desde el 21% establecido por la Ley de Recortes Fiscales y Empleo de 2017 hasta el 28%, por consiguiente aún por debajo del tipo general anterior del 35%. Dado que algunos senadores demócratas abogan por un tipo del 25% en el impuesto de sociedades, es probable que un gravamen más cercano a la propuesta inicial de Biden requiera algún tiempo para recabar los apoyos necesarios para su aprobación.

Las grandes tecnológicas y multinacionales farmacéuticas estadounidenses se llevarán probablemente la peor parte de un régimen fiscal internacional más estricto.

Biden parece contar con los votos suficientes para subir los impuestos sobre los ingresos internacionales de las empresas, dado el amplio atractivo político que supone adoptar una postura dura con respecto a los beneficios obtenidos en el extranjero por las grandes corporaciones estadounidenses. Las propuestas de Biden eliminarían las deducciones que reducen el tipo impositivo efectivo de las multinacionales y aumentarían el gravamen sobre la renta global intangible de baja tributación (GILTI, por sus siglas en inglés) del 10,5% al 21%. Si bien es cierto que el proceso de negociación podría moderar algo el tipo impositivo de la GILTI, no es probable que baje significativamente del nivel propuesto en el plan de Biden. Las grandes empresas tecnológicas estadounidenses y las multinacionales farmacéuticas se llevarán probablemente la peor parte de un régimen fiscal internacional más estricto.

La administración de Biden también ha abogado por algún tipo de impuesto mínimo sobre los ingresos contables dirigido a las grandes corporaciones estadounidenses que tributan a tipos impositivos efectivos bajos. Ahora bien, aún cuando esta propuesta recabe el suficiente respaldo político para ser aprobada, la introducción de deducciones y concesiones fiscales para industrias específicas (en particular las que se pretende fomentar con el AJP y el AFP) podría moderar su impacto.

En cuanto al impuesto sobre la renta de las personas físicas, en el AFP se propone gravar las plusvalías y los dividendos al tipo general (39,6%) para quienes ganen más de 1 millón de USD. Este tipo impositivo podría rebajarse hasta el 28%, un nivel que muchos responsables de la política impositiva consideran óptimo para generar ingresos tributarios.

A pesar de que todas estas propuestas para aumentar la recaudación tributaria están en sus inicios, seguiremos muy de cerca el proceso de negociación dadas las posibles implicaciones para los beneficios empresariales y los inversores.

Sectores de los que habrá que estar pendientes

Si bien en el AFP no se incluyen medidas para reducir el coste de la asistencia sanitaria, la administración podría esperar hasta 2022, año de celebración de elecciones de mitad de mandato, para intentar ampliar el acceso al seguro médico a través de la Ley de Asistencia Asequible (o ACA, del inglés Affordable Care Act) y medidas para reducir el coste de los medicamentos recetados. Los inversores también deberían estar pendientes de posibles intervenciones públicas en las plataformas tecnológicas de gran capitalización de Estados Unidos, sobre todo para abordar problemas de privacidad y prácticas que los legisladores han tildado de contrarias a la competencia.

Una vez pasados los primeros 100 días de mandato de Biden, los cambios que se produzcan en los próximos 12 a 18 meses tendrán importantes repercusiones en los mercados, la economía y en determinados sectores.

El ingreso contable es el ingreso neto que las empresas declaran en los estados financieros que elaboran para los accionistas. Este parámetro financiero puede diferir significativamente de los ingresos imponibles, es decir, el importe de ingresos sobre el que tributa una empresa.

Suscríbase para recibir nuestras perspectivas sobre la renta variable estadounidense

Comparte este artículo:

Share on linkedin
Share on email

Blog político

Vea a continuación los artículos de su blog sobre la política de Washington, con un sesgo hacia la inversión.

INFORMACIÓN IMPORTANTE

Este material se proporciona únicamente a efectos informativos generales y/o de marketing. El material no constituye ni conlleva compromiso alguno de prestar asesoramiento de ninguna clase, incluido asesoramiento de inversión fiduciaria, ni tiene por objeto servir de base principal para una decisión de inversión. Se recomienda a los inversores potenciales que obtengan asesoramiento independiente de índole jurídica, financiera y fiscal antes de tomar cualquier decisión de invertir. El grupo de sociedades de T. Rowe Price, incluidas T. Rowe Price Associates, Inc. y/o sus filiales, reciben ingresos de los productos y servicios de inversión de T. Rowe Price. La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Los inversores podrían recuperar un importe inferior al invertido.

El material no constituye una distribución, oferta, invitación, recomendación o incitación general o personal para vender o comprar valores en cualquier jurisdicción o para llevar a cabo cualquier actividad de inversión particular. El material no ha sido revisado por ningún organismo regulador en ninguna jurisdicción.

La información y las opiniones aquí presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que se consideran fiables y actuales; ahora bien, no podemos garantizar la exactitud ni la exhaustividad de las fuentes. No existe garantía de cumplimiento de ninguna de las predicciones realizadas. Las opiniones incluidas en el presente documento corresponden a la fecha indicada en el mismo y pueden variar sin previo aviso; dichas opiniones pueden diferir de las de otras sociedades y/o socios del grupo T. Rowe Price. El material no podrá ser copiado ni redistribuido, total o parcialmente, bajo ninguna circunstancia, sin la autorización de T. Rowe Price.

El material no está destinado a ser utilizado por personas de jurisdicciones que prohíben o restringen la distribución del mismo y, en ciertos países, el material se proporcionará unicamente tras la previa solicitud específica del material.

No está destinado para su distribución a inversores minoristas en ninguna jurisdicción.

ID0004248 (05/2021)

202105-1630251

También podría interesarle…

Vea nuestra amplia gama de fondos US Equity

Thank you for registering for US equities updates. The latest insights will be sent straight to your inbox, in the meantime access our latest thinking:

Información legal importante

Este sitio está dirigido a los intermediarios financieros. Al acceder a este sitio web, usted autoriza la recopilación de información por T. Rowe Price a través de las cookies. Para más información, por favor lea nuestra política de cookies.

La información contenida en el sitio web de T. Rowe Price no está dirigida a inversores en ninguna jurisdicción en la que la distribución o compra no estén autorizadas, incluida la jurisdicción del lector de esta información, en su caso. Por ejemplo, la información aquí contenida no se puede distribuir y no constituye una oferta de venta ni una solicitud de oferta de compra de títulos en los Estados Unidos de América o en beneficio de personas estadounidenses.

La información obtenida de este sitio web está dirigida exclusivamente a las personas que han aceptado estos Términos y Condiciones y no está permitida su redistribución sin contar con el consentimiento previo del departamento legal de T. Rowe Price.

La información está diseñada para inversores profesionales, incluidos los intermediarios financieros o los miembros de los medios de comunicación, y se publica únicamente con fines informativos. En particular, la información se dirige solamente a las personas interesadas que se pueden clasificar en una o más de las siguientes categorías:

(a) Un gobierno;
(b) Un banco o una aseguradora;
(c) Un fondo de pensiones o una entidad benéfica;
(d) Personas cuya actividades ordinarias hacen que, como principal o como agente, participen en la adquisición, mantenimiento, gestión o enajenación de inversiones a efectos de una actividad de negocio realizada por los mismos, o respecto a las cuales sea razonable esperar que participen en la adquisición, gestión o enajenación de inversiones a efectos de dicho negocio;
(e) Personas cuya actividad de negocio ordinaria consiste en la prestación de asesoramiento, lo que puede hacer que otra persona adquiera o enajene una inversión o se abstenga de hacerlo;
(f) Representantes de los medios de comunicación a efectos de información corporativa y contextual acerca de T. Rowe Price.

Las personas que no pertenezcan a una de las categorías anteriores no deben actuar en función de la información contenida en el presente documento.

Ciertas personas podrán tener acceso a la información relativa a T. Rowe Price Funds SICAV, una sociedad de inversión constituida como sociedad de inversión de capital variable (“SICAV”) bajo las leyes de Luxemburgo. Los subfondos de T. Rowe Price Funds SICAV mencionados en el sitio se ofrecen solamente mediante el folleto actual. El folleto contiene información más completa acerca de los subfondos, incluidos los objetivos de inversión, los cargos y los gastos. Sin embargo, el folleto y otra información relativa a los subfondos no se distribuirán intencionalmente a personas de cualquier país donde dicha distribución sea contraria a la ley o regulación local.

La rentabilidad pasada no es un indicador fiable de rendimiento futuro. El valor de una inversión y los ingresos que de ella se derivan pueden aumentar o disminuir. Las variaciones en los tipos de cambio también pueden tener un efecto adverso sobre el valor, precio o ingresos de los títulos. Los inversores también deben ser conscientes de los riesgos adicionales asociados con las inversiones en mercados emergentes, valores de alta rentabilidad y empresas más pequeñas.

La información incluida en este documento no constituye asesoramiento de inversión y los productos descritos pueden no estar disponibles o no ser adecuados para todos los inversores. Antes de tomar una decisión de inversión debe considerar, si procede, la obtención de asesoramiento profesional independiente.

A no ser que se indique lo contrario, este material ha sido publicado y aprobado por T. Rowe Price (Luxembourg) Management S.à r.l., 35 Boulevard du Prince Henri L-1724 Luxemburgo, que está autorizada y regulada por la Comisión de Supervisión del Sector Financiero de Luxemburgo (Commission de Surveillance du Secteur Financier).